Caricatura política y elecciones

El Hijo del Ahuizote, 22 de mayo de 1887, p. 8: “Actualidades”.

Firma: Fígaro, seudónimo de Daniel Cabrera.

Breve explicación de la caricatura

En 1887 se promovió la reforma constitucional que permitiría la reelección continúa por una ocasión. Para lograrla, se requería que la iniciativa fuera aprobada por las legislaturas estatales. La reforma fue aprobada en el Congreso Nacional por ambas Cámaras –diputados y senadores– y rápidamente también por la mayoría de los estados. Así, a “tambor batiente” marchaba la propuesta, en realidad la “consigna” reeleccionista, caracterizada en la caricatura en esa figura híbrida, que tiene aspecto de mujer pero viste como militar, y que va anunciando con ánimo celebratorio, por ello el tambor, el éxito de la reforma. Sólo un pequeño obstáculo parecía presentarse en su camino: el gobernador de Guanajuato, Manuel González, no se pronunciaba al respecto. Por ello, el diputado federal por ese estado, Mariano Escobedo, parece estar a la expectativa de la posición que asumiría el gobernante, quién, según siguiere la sátira visual mantiene secuestrada, bajo candado, a la legislatura local para impedirlo.